categorías

Viajes y ruta en Perú

Pucallpa: La puerta para al Amazonas Peruano

pucallpa-la-puerta-amazonas-peru

Un viajecito a la selva – Pucallpa “la puerta para al Amazonas Peruano”.

Estábamos viendo dónde pasar el fin de semana largo por fiestas patrias dado que caían estos días feriados (festivos) en jueves y viernes. Como esta celebración es a fines de Julio y estábamos en pleno invierno nos apetecía ir a un lugar caliente. Nuestra opción fue la ciudad de Pucallpa ubicada en la selva norte, en la región central del río Ucayali.

¿Cómo llegar? Puedes ir por avión a sólo 1 hora de Lima o bien en bus pero el viaje es bastante largo dado que son 17 horas de trayecto.

Nosotros nos decimos por el avión para aprovechar al máximo la estadía. Puedes volar en LAN (220 dólares) o en Peruvian Airlines (120 dólares). En temporada baja encuentras billetes entre 70 y 100 dólares.

Nos alojamos en el “Manish Hotel ecológico” (250 soles) en una habitación bungalow doble  con desayuno incluido (huevos revueltos, jamón, pan, queso , jugos y bebidas calientes).

El primer día luego de hacer el check-in lo dedicamos a disfrutar del calorcito junto a la piscina (temperatura 37°) con unas cervecitas bien frías.  Almorzamos a la carta que nos salió unos 30 soles por persona.

El segundo día optamos por ir dar un paseo en bote a la Laguna de Yarina Cocha  y luego fuimos a visitar la reserva natural. Este parque fue creado para conservar diversas especies de flora y fauna silvestres: monos, lagartos, otorongos, tucanes, loros y otras en vías de extinción.

Una vez terminado el paseo almorzamos en los restaurantes que están ubicados en la laguna con una vista espectacular y pedimos de beber una jarra de camu-camu, esta fruta típica de la región se caracteriza por tener alto concentrado de vitamina C (1000 veces más que una naranja). Precio por persona: 50 soles. Pedimos un piqueo para compartir, juanes, cecina, plátanos y plato de fondo.

Sobre las 7pm de la noche regresamos al hotel y dado el calor que hacía estuvimos en la piscina muy a gusto conversando y tomando unos refrescos.

El tercer día luego de desayunar tomamos unas moto-taxis y fuimos a dar un paseo por la ciudad.  Almorzamos luego en el hotel y pasamos la tarde en la piscina aprovechando nuestro día de descanso y nuestros amigos que tenían niños los llevaron al zoológico.

¡Creemos que es un destino turístico al que vamos a volver definitivamente!

    Deja tu comentario

    Tú correo no será publicado.*